Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Torcal de Antequera

Cuando llueve me gusta visitar catedrales. Sus piedras se transforman por efecto del agua que resbala por ellas. Así, como anunciaron tormentas, decidimos unos amigos recorrer el Torcal de Antequera. Con el sendero resbaladizo y la constante de lluvia, el recorrido de dos horas quedó enteramente para nosotros. – Sobre las calizas embebidas destacaban espléndidas las plantas rupícolas, esas plantas adaptadas a vivir como escaladores, colgadas siempre de una secreta fisura de las rocas. Algunas plantas son únicas en este entorno, como las Saxifraga biternata, tan lozanas en esta húmeda jornada. – La Linaria verticilata subsp. Anticaria, por aquello de Antequera, también es propia de estos territorios que el tiempo, el agua y el viento han hecho mágicos. Aun no están totalmente abiertas pero sus primeras flores ya muestran el bello dibujo violeta de sus venas y garganta. – Los altos pináculos labrados por el mal tiempo, se vuelven hoy tan amenazantes como los nubarrones que en conti

Entradas más recientes

'Lorenz Saladin. Una vida para las montañas', de Annemarie Schwarzenbach

Santuario de flores silvestres

'En tierra de Dioniso', de María Belmonte

Azul añil

Atrochando

'La biblioteca de hielo', de Nancy Campbell

Encrestado

Pozos sin fondo en el tiempo

Barlia robertiana = Himantoglossum robertianum

Marzo en la Gallinera