lunes, 28 de mayo de 2012

De caminos

Acostumbrado al olivar, como un campo abierto, que ofrece sus camadas monótonas al caminante. Estos campos de la Sierra Norte de Sevilla, de encinas de copas extendidas, llenando todo el espacio que desean, se vuelven sin embargo más opresivos a ese libre caminar. Aquí hay que guardar ganado, los olivos no se van, pero los caballos y las ovejas que vi, sí que pueden. Esto hace del paisaje de Guadalcanal, en Sierra Morena, un mundo de caminos con infinitos muros a sus márgenes. Preciosos muros levantados con paciencia y piedras a lo largo de los siglos. ¿3.000, 4.000 años? Unas manos dieron el turno a otras, para poner límites claros a las fincas, colocaron en la mejor postura las rocas que formaron esos muros que son también bellos, vetustos, como un capricho natural, más que una rústica forma de posesión. Así que caminé, sin salirme del camino y volví por el mismo sitio, envidiando el vuelo libre de arrendajos, rabilargos y urracas.

miércoles, 2 de mayo de 2012

Orquídeas en la Vía Verde de la Subbética

Como las yerbas, yo esperaba esta lluvia de abril. Un fin de semana de chaparrones, empapando la tierra. Haciéndola más jugosa, para que las raicillas puedan trabajar, alimentando a las plantas. Toda la floración este año está retrasada, incluso puede que el agua caída ya llegue tarde. Seguro que tras este invierno, el más seco en medio siglo, no tengamos una insultante primavera.
Aún así, las orquídeas, con sus reservas almacenadas en sus tubérculos, han vuelto a florecer, algo retrasadas, eso sí. Y la Vía Verde de la Subbética, auténtica reserva botánica en esta comarca de cultivo extensivo, es un lugar privilegiado para observarlas. Dimos un paseo familiar, de apenas un kilómetro, antes de llegar al puente de la Sima, en la parte de Cabra. Este 29 de abril. En ese corto trayecto disfrutamos de cinco especies: Orquídea pobre (Orchis collina), abejera (Ophrys scolopax) abejera amarilla (Ophrys lutea), la flor de los hombrecillos (Orchis italica) y flor de araña Ophrys sphegodes). Esta última, es poco común, y junto con la O. collina, su distribución en la provincia se sitúa al sur, en la Subbética.


El cielo se hizo aún más plomizo, y llegamos al coche justo antes de que cayera un nuevo chaparrón. Ahora las plantas darán un estirón vivificadas por esta lluvia.