jueves, 20 de diciembre de 2012

De setas en el bosque de La Maroma


Estuvo bien dar un paseo por los alrededores de la zona recreativa de Robledal Alto, en las faldas de La Maroma (2.065 m.), en su cara noreste. Esto es, entrando por la carretera que va de Ventas de Zafarraya a Alhama de Granada, justo por el carril que comienza en el restaurante La Alcaicería. La abundancia de setas hizo que el corto recorrido hasta Los Barracones mereciera la pena. Fue a principios de noviembre y después de las generosas lluvias de este otoño. Había bastantes vecinos buscando níscalos y pie azul (Lespista nuda), como nos mostró en una cesta un aficionado.
Lo nuestro era ver setas, encontrar especies. Y esto ocurrió desde el inicio de recorrido, con manchones de Hifoloma de láminas verdes (Hypholoma fasciculare) que crece sobre tocones o madera enterrada de coníferas. El suelo estaba bien mullido con las acículas de los hermosos pinos resineros (Pinus pinaster). De las agujas de los pinos también surgían Cysthoderma amianthinum, Bolbitius vitellinus  y Suillus bellinii, y de las piñas, la típica Mycena seynii. Pero por su tamaño y número, nos llamó la atención a María del Mar  y a mí, la Tricholoma caligatum, robustas y poderosas, de láminas blancas y pie y sombrero fimbriados de marrón, es una especie meridional, típica bajo pinos y cedros.
También hay cedros plantados en esta umbría de La Maroma; y melojos (Quercus pyrenaica). Fotografiamos la bella lepiota mamelonada (Macrolepiota mastoidea) y el cuesco de lobo (Vascellum pratense). Al salir a los praditos que llegan a las casas turísticas de Los Barracones, nos esperaba la típica y fina Volvaria vistosa (Volvariella speciosa), y unos bocatas de queso y chóped.
Y cuando llega la corta temporada de las setas, también apetece algún libro sobre estos enigmáticos seres. Acabo de adquirir, ¡por siete euros! un pequeño volumen de la editorial Tikal. ‘Las setas’ con más de 1.000 fotografías y calculo que unas 500 especies descritas. Es una traducción del francés, que por su reducido precio y la cantidad de especies, merece la pena.