miércoles, 17 de octubre de 2012

En la patria de los patos

Hay un timbre, un crotoreo, gorjeo, cacareo, hasta silban las fochas. Toda esta sinfonía recibe al visitante de la laguna Amarga. Son las aves más comunes y se reparten por toda la lámina de agua. Parpan los azulones y los zampullines y malvasías se mantienen en silencio, buceando largo rato. Y no paran las risas de las fochas y su chapoteo. Hay también hoy una veintena de porrones europeos, muchos adormilados, con el pico bajo las plumas. Una gallineta picotea una rama seca. El agua se riza y pasan nubes de algodón. Siguen buceando las malvasías, los patos más raros y que aquí, en estas lagunas del sur de Córdoba, encontraron sus últimos reductos hace treinta años.


Entre tanto, atento al bullicio de los patos, he leído un cuento de Ana María Matute: Sombras. He echado un vistazo con el sol ya rasante, antes de marcharme en este 12 de octubre, día de la patria de los patos, y sobre mi cabeza ha pasado un cormorán, grande y bien perfilado en este cielo de otoño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario