domingo, 22 de marzo de 2015

La parábola de las collejas

Llueve. Camino solitario. Niebla un poco más arriba. Trino invisible, pero cercano. Me detengo y escucho con atención. Vuelos imprevistos. Las gotas golpean la tela tensa del paraguas. Los almendros han terminados la floración. Brotes de las nuevas hojas. Renuevos. Amarillo de la aulaga, un pequeño sol bajo las nubes.


Frutos de la zarzaparrilla, el triunfo de una planta austera. El lujo de un bejuco discreto. Cortijo en ruinas, bellísimo hoy. Con el abrazo de las zarzas, la hiedra y como vecino un quejigo. Podría tumbarme en el camino, a empaparme de la fina lluvia. No hay nadie, no hay faena en el campo. La modesta belleza de este día me quiere llevar a lo absoluto. Un manchón de collejas me devuelve a la sabrosa realidad. Las gotitas emborronan lo escrito. Primavera.



No hay comentarios:

Publicar un comentario