lunes, 29 de junio de 2015

‘Sensibilidad e inteligencia en el mundo vegetal’

Las plantas saben donde está la luz, y no poseen ojos. Respiran sin pulmones. Tienen aparato circulatorio sin corazón. Estas y otras muchas capacidades nos llevan a preguntarnos ¿hay inteligencia en la plantas, aunque no tengan cerebro como los animales? De esto trata ‘Sensibilidad  e inteligencia en el mundo vegetal’, de Stefano Mancuso y Alexandra Viola (Galaxia Gutenberg).
Para los que piensan que las plantas son seres vivos inferiores, recordarles un dato para la humildad. Todas las especies animales dependen de las plantas para su existencia, incluidos los seres humanos. El libro ofrece otro dato abrumador, del que no tenía ni idea. Se trata de la proporción de plantas y animales, a favor del reino vegetal, que representa un 95,5% de la biomasa total del planeta, frente al mísero 0,5% de los animales. Pero esta admiración nos lleva a otros argumentos, no ya cuantitativos, sino cualitativos. Así, las capacidades vegetales nos vuelven a asombrar, por su potencial de supervivencia. “Para las plantas, que se las coman no significa un gran problema. ¿Qué animal pude decir lo mismo?” La hierba volverá a brotar, pero el conejo que comía esa hierba y ha sido atrapado por la gineta, simplemente ha dejado de existir.

Queda demostrado que resuelven bien los problemas a  los que se tienen que enfrentar. Un signo claro de inteligencia. Pero, ¿dónde se ubica esa inteligencia? “En las plantas las funciones cerebrales no están separadas de las corporales, sino ambas conviven en cada una de sus células”. Digieren sin estómago, respiran sin pulmones. “¿Por qué, entonces, la ausencia de cerebro debería impedirles ser inteligentes?” El librito, no llega a las 150 páginas, del especialista en neurobiología vegetal Stefano Mancuso y la periodista científica, Alexandra Viola, nos lleva por los últimos descubrimientos sobre la inteligencia del mundo verde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario