jueves, 11 de noviembre de 2010

Perdido por las laderas de Sierra Nevada


De nuevo me ha fascinado volver a Sierra Nevada. Ahora que ya echo de menos mis queridos Pirineos, están ante mí estos relieves granadinos que también colman mi pasión por las montañas. En esta ocasión el recorrido elegido iba por una zona que no conocía, la del sendero que se dirige al cortijo del Hornillo.
Al Hornillo no llegué, porque no encontré su sendero hasta el atardecer, por culpa de su mala señalización. Pero esto se convirtió en mi caso en una agradable caminata campo a través, que terminó dando con el sendero a unos 1.500 metros de altitud. Gracias a las voces de los senderistas localicé la ruta, que seguí durante un rato, hasta que ante mí apareció claramente el sentido del mismo por la ladera que se dirige hasta el paraje del Hornillo. Hasta el que quedaba, me digeron, algo más de una hora.
Bueno, no completé el recorrido, pero disfruté de la luz del otoño, clara al atardecer mientras fotografiaba a los dos montañeros que habían elegido esas horas para ver iluminados por el sol de poniente los picos de la Alcazaba y del Mulhacén, a sabiendas de que la vuelta la harían ya sin luz.
Durante un buen rato, mientras comía y leía tranquilamente en un apacible pradito, antes de localizar el camino correcto, disfruté del barranco de San Juan. De los colores que poco a poco va imprimiendo el otoño a estos bosques de robles melojos, castaños y algunos arces. De las primeras nieves en las alturas, en los crestones de San Francisco a 2.500 m. Es el poder de estos paisajes, unidos al silencio y a la belleza salvaje, que apaciguan el espíritu.

Y a la vuelta, el pequeño regalo de una flor en pleno otoño, la margaza (Tanacetum parthenium) naturalizada en el borde del camino, con su aroma a manzanilla. Volví a casa con otros regalos, una piedra de serpentina y, aunque fuera comprado, un libro: Sierras andaluzas, de la editorial La Serranía. Y es que las montañas despiertan a más de uno la inspiración literaria y Sierra Nevada acumula una admirable bibliografía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario