miércoles, 28 de noviembre de 2012

Piruétanos en La Camila


Rodeados de bolsas, botellas, latas, cartuchos de caza y otra basura. No podía ser menos en estos campos de Andalucía. Entre tanta dejadez de paseantes, cazadores y agricultores, te encuentras con joyas botánicas como los piruétanos. Se trata de un pequeño árbol o arbusto, nunca abundante, discreto cuando no está en floración y propio del sur de la península y noroeste de África. Es un peral silvestre, un género difícil y variable, donde la especie que nos atañe presume de bellas flores de pétalos blancos amarillentos y estambres con anteras tintas, que se agrupan en ramillas con largas espinas. Puede alcanzar los 10 metros de altura, con hojas de limbo aserrado, tan largo como ancho y rabillo acanalado, pelosas por el envés cuando son nuevas. Así las fotografié el pasado 27 de marzo, cuando di con media docena de ejemplares en La Camila.
Su nombre científico es Pyrus bourgeana, y está dedicado al botánico francés Eugène Bourgeau que investigó las plantas de la península ibérica en el siglo XIX. Cuando en marzo localicé estos ejemplares, paseando en bici por los caminos cercanos al río Anzur, entre acebuches y retamas, creí haber dado con unos endrinos. Sí es cierto que las flores son mayores, pero estas y las espinas de las ramas me hicieron pensar en alguna casta de endrino de injertar. Ahora en otoño volví al lugar y vi que los frutos, para mi sorpresa, eran unas perillas de dos o tres centímetros, muy ásperas y de piel parecida a las de las peras conferencia. Así que entre las reducidas manchas de vegetación silvestre de la campiña alta lucentina me he encontrado con unos raros y bellos arbolillos. Y entre la basura del campo estos árboles se cuajan de flores con el mantra: la belleza es posible, búscala.


No hay comentarios:

Publicar un comentario