lunes, 29 de abril de 2013

Monterapia, de Juanjo Garbizu



¿Será caminar un sencillo mecanismo para la felicidad? El ejercicio más ancestral y primario, ¿ha preparado a nuestro organismo para sentirse bien? El cansancio, incluso el agotamiento tienen la recompensa de la plenitud orgánica, y aquí incluyo también la espiritual, porque en realidad somos seres caminantes. Marchar por la montaña, desplazarnos para contemplar la grandeza del paisaje, debe ser una práctica recomendable.
 El libro ‘Monterapia, cuesta arriba se piensa mejor’, de Juanjo Garbizu, reflexiona sobre los beneficios del montañismo y senderismo, por modesto que sea. Frente a la historia mercantilista, materialmente abrumadora que nos ha tocado vivir y que nos desequilibra a tantos; Garbizu nos propone la terapia de la montaña. Porque “es obvio que cuanto más alto subes, todo lo que vas dejando abajo en el valle va adquiriendo otra perspectiva, llegando a relativizarse de forma importante”.
Juanjo nos pregunta a los lectores cuándo caminamos durante horas bajo la lluvia, cuándo vimos amanecer, o atardecer desde un entorno natural. Si abandonamos la ambición de la cima, como si fuera un triunfo más, la convertiremos en un regalo. Y esa cima a la que llegamos por placer, debe completarse con la bajada, porque toda forma parte de la montaña y de su existencia. “La montaña solo nos pertenece después de que hemos regresado al valle. Antes, somos nosotros los que pertenecemos a la montaña”. De forma amena, incluso multimedia, porque hay enlaces a imágenes que podemos ver en Internet, Monterapia se presenta como un ensayo sobre la montaña, como el lujo para el cuerpo que son las montañas, por pequeñas que sean.

No hay comentarios:

Publicar un comentario