viernes, 26 de diciembre de 2014

La conquista social de la Tierra, de Edward O. Wilson

 Edward O. Wilson es una eminencia en el estudio de las hormigas (mirmecología). Y un gran darwinista. Un hombre de ciencia, que en sus libros plantea grandes preguntas filosóficas: de dónde venimos, qué somos, adónde vamos. Asuntos que aborda en su libro ‘La conquista social de la tierra’ (Editorial Debate).
Estudiando a las hormigas, llega a las respuestas de los grandes temas humanos. Pero puede que esos grandes temas solo estén en nosotros, en la insignificancia humana. No son cuestiones que se planteen las asombrosas hormigas, ni las maravillosas abejas, los abejorros tienen otras cosas en las que pensar y los termes, aun más primitivos, tampoco llegan a estas cuestiones. La naturaleza del escorpión es picar, y la humana, quizá tan robotizada como la de los demás seres, sea pensar de dónde, qué, adónde. Y de esa raíz profunda aparece la maravilla de la imaginación, creación, inventiva.
Cada vez con más datos, la ciencia nos confirma, que las artes, la filosofía, la religión, es un producto de nuestra biología, de nuestra evolución individual y social, eusocial. Y así todos nosotros somos grandes pensadores, sin excepción. ¿No es también maravilloso? “Nosotros, todos nosotros, vivimos nuestra vida en conflicto y disensión”. Porque “cuanto más descubrimos acerca de nuestra existencia física, más evidente resulta que incluso las formas más complejas de comportamiento humano son, en último término, biológicas”.
Como las obras de los grandes científicos, su libro es mucho de ciencia, pero también filosofía y para mí, poesía: “según cualquier patrón concebible, la humanidad es, decididamente, el mayor logro de la vida. Somos la mente de la biosfera, del sistema solar y (¿quién puede decirlo?) quizá de la galaxia”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario