domingo, 27 de noviembre de 2016

En el mismo sitio

Bosque de quejigos, encinas y cornicabras, en la Subbética cordobesa.



Para saber qué es este bosque he tenido que venir al mismo bosque muchas veces, y a distintos y distantes bosques. Y seguir observando para saber qué es un bosque. Es el murmullo de las hojas. El golpe de una
bellota, de una rama, de otros frutos, en el suelo. Y es el mismo suelo cubierto de hojas crujientes. Son los líquenes revitalizados
que viven en los troncos. La huidiza mariposa, el fugaz pájaro, el escondido trino. Los colores y olores. Y tantas y más cosas que impregnan solemnidad a la vida… en el bosque.
Ortega habla del bosque inalcanzable. Yo, de los mínimos retazos de bosque alcanzados.


Subbética cordobesa, al fondo el Bermejo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario