miércoles, 9 de noviembre de 2016

Primeros de noviembre

Boletus satanas, 6 de noviembre en Santa Rita, Subbética Cordobesa.


El otoño ha encantado al bosque,
porque los días se acortan
y tiemblan de frío
como la luz de una palmatoria.

Recuerdo a mi abuela y sus lamparitas de aceite
dedicadas a los muertos, en noviembre.

Dos o tres mariposas iluminaban las escaleras
de mamperlanes de madera.

Subía los peldaños de dos en dos y rompía el hechizo
con las canciones de Lou Reed y otros músicos.

Los sigo escuchando a todos,
mientras piso las hojas amarillas de las cornicabras.
Bajo ellas surgen misteriosas
setas de vientre escarlata,
porque noviembre ha encantado al bosque.


Las cornicabras ofrecen su color amarillo al caminante, en Santa Rita.

3 comentarios:

  1. Acabo de escribir y no se si te ha llegado .... dímelo cuando puedas

    ResponderEliminar
  2. Mamperlan, que bonita palabra , me suena a hechicero....el mamperlan de la magia....y que bonito tu poema....

    ResponderEliminar
  3. Siguen los mamperlanes en la casa de mis padres, dando ese sonido de madera cuando subes las escaleras, que son de obra. Gracias Leli.

    ResponderEliminar