jueves, 16 de febrero de 2017

Por El Acebuchal

Aldea de El Acebuchal, término de Frigiliana. Recuperada para el turismo rural.



Vuelvo ya decidido, es casi la hora de comer. Son las 13.05 horas, cuando el viento azota unos menudos olivos a pocos pasos. Estaba sentado contemplando una muralla de montañas, emergida como un secreto guardado en una de las vueltas del camino. Corresponde a la parte sur occidental de las sierras de Tejera y Almijara, he seguido todo el borde con el lápiz en el cuaderno. Un dibujillo que no se aproxima a su grandiosa belleza, pero que sirve para retener la emoción de este borde serrado entre Frigiliana y Cómpeta*. Hasta aquí he llegado. No sé exactamente, unos seis kilómetros por la pista desde El Acebuchal. El viento ha hecho que me levante y comience la vuelta, cerca del picadero de Los Olivillos, donde hoy los caballos llevan mantas impermeables.
Ophrys fusca subsp. dyris
Montañas de Tejera y Almijara.
Las 13.25 horas, sobre el puente del río Torrox. Que después de estas lluvias no abarca todo el cauce. Esta zona es un refugio de pesca y hay una construcción, con varios edificios, parece que hay un merendero cubierto, todo en desuso. Hasta aquí el camino ha bajado decidido, serpenteando por la empinada ladera. He dejado el olivar, arriba donde pega el viento, ¿sabrán mejor las aceitunas de olivos que crecen en un gran paisaje?
13.55 horas. Otra vez en la roca donde antes he dibujado unas florecillas del borde del camino. Y justo otra vez las enervantes motos y sus impulsivas aceleraciones. Vuelve el rumor del río al fondo del barranco. Ahora es el ruido de un avión. Ganan los motores. El viento vuelve a sonar en las ramas de los pinos. Dos a dos.
14.10 horas. El Acebuchal, una aldea recuperada del abandono y su historia de maquis para el turismo rural. Los amigos y los niños juegan. Todos nos vamos a almorzar.

*En casa busco imágenes y creo que lo dibujado se corresponde a los Tajos de la Mota, El Lucero, de 1.779 metros y el Cerro de las Tres Cruces



Contornos aserrados por todas partes.

3 comentarios:

  1. Qué bonito Padilla.....Me hubiera gustado plantar una flor en tu cuaderno......Pero me distraje con la altura de los escalones y sus mamperlanes.,....

    ResponderEliminar
  2. Leyéndote, es como si hubiera paseado contigo por el lugar. Me gusta lo que cuentas y como lo cuentas.¡¡ Gracias, Manolo!!. Creo que El Acebuchal, aunque está más cerca de Frigiliana, es término de Cómpeta.

    ResponderEliminar
  3. Muy bonito Manolo. No sabía de la existencia de este blog. Voy a seguirlo. Saludos.

    ResponderEliminar