domingo, 15 de enero de 2017

Entre Zuheros y Luque


Viejas y confusas señales junto a la fuente del Espino.


-Un año es un ciclo natural perfecto. Ver los lirios (Juno planifolia) puntear el suelo de azul, violeta o blanco, es una de las alegrías de cada mes de enero.

Lirio (Juno planifolia) junto a almendro.
-El declive del pastoreo se ve perfectamente en el sendero hacia la fuente del Espino. Lo que antes era un gran prado, hoy está cerrado y con plantones de olivo.

-La fuente del Espino habla bien del fuero interno de esta montaña, la del Charcón y la de Abuchite.

-Hoy ventea en los crestones de la vereda de Marchaniega. Y los buitres pasan como si estuvieran en día festivo.

-Por el camino he visto varios rebaños de ovejas. También he escuchado sus esquilas entre el monte. Al mediodía me he comido un bocadillo de queso y me ha venido al paladar un sabor a hierba remasticada, caminatas y docilidad.

-El frío enero ha vaciado los campos. Una luz baja y potente intensifica las sombras. Todo está barrido por el viento.

Paisaje ganadero entre Zuheros y Luque.

No hay comentarios:

Publicar un comentario